79 Preguntas al aire




                       PREGUNTAS AL AIRE VI



Nuestros obispos ¿marchan por la senda-autovía que marcaron con sus hechos los Apóstoles de Nuestro Señor Jesucristo?


Llegados al capítulo sexto de los Hechos de los Apóstoles, los discípulos han crecido en número, griegos y hebreos, lo que plantea problemas a la Iglesia naciente al multiplicarse las necesidades.
Los Apóstoles convocan el pleno fiel y resuelven. Imponen las manos y oran sobre siete elegidos. Ellos se encargarán de tareas de las que no se pueden ocupar los Apóstoles.
¿Por qué no se pueden ocupar de las viudas de los griegos y de problemas semejantes los Apóstoles?
La razón está clara en este capítulo. Los Apóstoles han de dedicarse a sus dos tareas primordiales: a la oración y al servicio del mensaje (la oración por delante, curioso).
El ejemplo del Maestro sin duda que les empuja en esa dirección. A parte de las oraciones oficiales, que le vemos cumplir ya de recién nacido y de niño con 12 años, tiene preferencia, de mayor, por tres lugares para retirarse a orar: el desierto (Mc 1,35; Lc 5,16), la montaña (lc 6,12; 9,28) y la noche (Mc 1,35; 6,46-47; Lc 6,12). Nos sorprende el tiempo que Jesús, Hijo de Dios, dedica a la oración en grandes momentos -como la elección de los Doce-y en otros menores.
En nuestros días, ante la persecución religiosa que nos asedia y arrecia sutil y también descaradamente cayendo sobre nuestro Cristianismo, -problema grave, si nos hay, para España, Europa y el mundo entero- los medios de comunicación no airean que nuestros obispos se hayan congregado para hacer oración, hecho que sería su mayor fuerza, de creer al Evangelio. ¿Es que no nos enteramos o que realmente no se apremian unos a otros para hacerle fuerza al Cielo? Era tarea primordial para los Apóstoles tras la que han de ir sus sucesores.

CUR


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíanos tus comentarios