79 Alto rincón de Tarimilla

     

                       QUEJA POR GARCÍA LORCA (1)


García Lorca,
cetrino de oliva y oro.
Toros de negros espadas
te llevaron por jazmines,
rosaledas y albahacas.
En el cielo, los luceros,
su luz de plata, lloraban.

¡Quién nos dejó sin poeta
cuando madrugaba el alba!
¡Quién, romancero gitano!
¡Quién, torero de oro y plata!
Te lloraban los fusiles
cuando fuego vomitaban
y eran tus versos de sangre
cuando madrugaba el alba.
Ya no oirás más la cinco
desgranar las campanadas
ni los alberos de fiesta
en Córdoba o en Granada.
¡Córdoba lejana y sola!
Te llevó la madrugada
porque tus versos de fuego
se incendiaron con el alba.
Ahora lloran los gitanos,
verde luna, en jacas pardas,
y los ríos de limones
que amarillea el agua.
¡Quién te llevó entre dos fuegos,
García Lorca, hacia el alba!
Se acabaron los gitanos,
Antonio Heredia, sus carros
y los mimbres de sus varas
que han dado muerte al gitano
que desnudó vuestras almas.
Llora Sevilla en los toros
y Córdoba, la sultana,
y besa el Genil al Darro,
García Lorca, en Granada,
con la angustia del torero
que espera al toro en la plaza.

¡Quién nos dejó sin poeta
de mozuelos y gitanos!
¡Qué corcel enrabietado
profanó así la palabra!
Eran las cinco, poeta,
y te llevaron al alba.
¡En mala hora sea la guerra,
García Lorca del alma!
Que tus amigos toreros
y gitanos, verde plata,
verónicas, chicuelinas
y cante jondo alborada…
que todos cierren tus ojos
al madrugar la mañana.
¡Quién te llevó! ¡Malnacido!
Y tus estrofas de nácar
tronaron de fuego y llanto
cuando te arropaba al alba.

Tu piano entre jazmines,
azahares y albahacas,
dormitaba entre crespones
cuando te llamaba el alba.
Enmudezcan su sonido
las teclas negras y blancas
que su poeta se ha ido
y llorando está Granada.
¡Córdoba lejana y sola!
se fue con él hacia el alba.
¡Quién nos dejó sin poeta
de gitanos y gitanas,
de toreros y de cantes
cuando madrugaba el alba!
¡García Lorca, poeta!
¡Quién te dejó sin palabra!

            ANTONIO MONTERO SÁNCHEZ
            Maestro. Profesor de Filosofía y Psicología

            (1) Del Poemario Lo vivido (1997)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíanos tus comentarios