72. En el EP 2018 se dijo...


                 
EN EL ENCUENTRO DE PRIMAVERA, 2018
 
Al llegar a Trujillo, nos reconocimos, nos sonreímos, nos miramos, nos saludamos, nos abrazamos…
Luego nos contamos mil cosas ocurridas y otras tantas deseadas y fantaseadas. A veces hablando a la vez y hasta todos a la vez. Menos cuando arrebataba la palabra Antonio Montero.
Entre las cosas que nos dijimos, en esta página no viene el soneto de Ángel Hernández (que va en otra parte del blog), pero vienen las que pronunció Carlos Urdiales y las que, con su voz de canario con papeles, cantó más que leyó Antonio Montero.


 
                          
PALABRAS DE SOBREMESA:

                                           MAGISTERIO Y ESTILO


Palabras de sobremesa
pronunciadas por el “maestro” 
de "La Borrasca" y Cía. 
en el Encuentro, EP 2018.
Extremadura

Ya veis que, con mi bastón y mi andar de pasitos, no parezco ni soy más que un pie quebrado de la Canción de nuestro Rodrigo Caro a las ruinas de Itálica.
Estos, Fabio, ay dolor, que ves ahora
campos de soledad, mustio collado,
fueron un tiempo Itálica famosa.
Aquí, de Cipión, la vencedora
colonia fue. Por tierra derribado
Ya casi, de mí, como de Itálica
sólo quedan memorias funerales.
.
Pero si he venido a Extremadura y me mantengo en pie en el puente de la brava nave de la Borrasca y Cía, es por no desmereceros ni desmerecer -que os valga la metáfora- de nuestro emperador Trajano, ni de Itálica, su cuna:
Aquí nació aquel rayo de la guerra,
gran padre de la patria, honor de España,
pío, felice, triunfador Trajano,
ante quien muda se postró la tierra
que ve del sol la cuna y la que baña
el mar, también vencido, gaditano.

Nos lo venimos diciendo, mes a mes, en AFDA, 72 números ya, ocho años. Seremos ceniza y polvo, yo de mí sé decir que no he pasado de serlo en toda ya mi larga vida, pero el divino Trajano al que servimos como alféreces, el Cristo de nuestra juventud apasionada, es nuestra riqueza, no otra, él el único triunfador, si algo que hicimos es oro y es triunfo. No tenemos otro timbre de gloria. Al menos yo, no tengo otro.

Si algo tenemos de grandes, es la Causa a la que servimos, esa es nuestra magna y única grandeza, el alto Cielo al que miramos y por el que bregamos, el Cielo que pretendimos (como en el himno de la División Azul que me cantabais)…, el Cielo que pretendimos llevar a la estepa de la Escuela desde nuestro magisterio.

En este empeño, Dios nos regaló el estilo con el que nos acorazó el Cielo y en el que estamos.

¡Seguid en tal magisterio y estilo!

De esto se nos pedirá cuentas a la entrada en la Eternidad. Se nos dieron estos dos denarios en el reparto evangélico, el magisterio y el estilo.
La bolsa o el fardel en el que iban: la Escuela y la inmersión en la Cultura, la vuelta a los clásicos, la Biblia, la realidad España…, es decir, las secciones de AFDA enteras.
Tot lumina tot limina!

Nuestra lumina fue y es la Escuela y la Cultura. Nuestra limina, la Escuela y la Cultura en serio y en vanguardia. Tot lumina tot limina: tantos filos de amaneceres, tantas nuevas fronteras. El lema que fue de Orizana, que hicimos nuestro y que regalamos, luego, a las Universidades Laborales.

El día que firme mi testamento de cara a vosotros, estas seis palabras serán su resumen. Seguid en nuestro magisterio y estilo. Simplificando, dos palabras. La que nombra el magisterio y la que nombra el estilo.

CUR

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíanos tus comentarios