81 El universo y el hombre


                    
 
 
                          
27 El proyecto Boomerang
 
 
 

El proyecto Boomerang se concibió para una búsqueda más precisa de la radiación de fondo de microondas con el objetivo de afianzar los conocimientos del modelo de Universo abierto y de detectar la materia oscura.

En el año 2000 se lanzó un globo aerostático sobre la Antártica –lugar idóneo por las condiciones de frío, aire seco, ausencia de polución y baja presión atmosférica–, con sofisticado instrumental para captar dicha radiación; alcanzó una altura de unos 40 kilómetros. El proyecto lo componían 36 miembros de 16 universidades de varias naciones: Reino Unido, EEUU, Canadá e Italia. Posteriormente se efectuaron otros lanzamientos de las mismas características. 

 
En los detalles de esta radiación fósil, se encuentra impresa la historia temprana de las propiedades más básicas del Universo, según afirmaba Cayetano López en ese mismo año (2000). Cayetano López, nacido en 1946, es un eminente físico español especializado, entre otras disciplinas, en la interacción entre partículas elementales.
Cayetano López

Los resultados de estas observaciones –que llegaron a captar hasta fluctuaciones de una diezmilésima de grado en la temperatura de los 3º K–, confirmaron los modelos euclidianos de la geometría del Universo: dos rayos de luz paralelos jamás llegarán a encontrarse –Universo plano–. Los científicos de este proyecto llegaron a la conclusión de que no existe suficiente materia para contrarrestar su expansión; el Universo, por tanto, continuará expandiéndose eternamente.
 
 

 
La permanente expansión y enfriamiento del Universo –y tendencia al desorden–, destino al que está abocado, se conoce en cosmología como entropía; término obtenido de la segunda ley de la termodinámica.

Ya desde los años 80 se tiene claro cómo será el final del Universo, en el caso de que éste sea abierto, como ya está confirmado: se irá apagando a medida que se vaya consumiendo el hidrógeno de las estrellas y sus respectivos residuos. Sólo quedarán enanas negras –las enanas blancas apagadas– y agujeros negros. Con la expansión del Universo, bajará la temperatura de la radiación cósmica hasta una diezmillonésima de grado por encima del cero absoluto. Entonces surgirá una cierta iluminación producida por la evaporación de los agujeros negros –la radiación de Hawking– que se mantendrá durante un largo periodo de tiempo cósmico, hasta que desaparezca en un destello de radiación –proceso expuesto por Paul Davies ya en 1985–.
 
 
Paul Davis
Paul Davies, británico nacido en 1946, es físico, investigador cosmológico y gran divulgador de temas astronómicos con más de 20 publicaciones sobre esta disciplina.

Cuando se haya terminado este proceso no quedará nada, excepto una radiación, extremadamente tenue. El Universo será entonces un espacio negro, frío, vacío y en expansión. Se habrán agotado las últimas reservas cósmicas de energía libre y la entropía se habrá cobrado sus últimas víctimas al alcanzar su punto máximo.

Francisco Sáez Pastor
Universidad de Vigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíanos tus comentarios