Número cero

PORTAVOZ

de

MAGISTERIO Y ESTILO





· PREGÓN

PREGÓN DE SALIDA

Cuando hace cuarenta y ocho años esta revista dio su primer clarinazo de salida, lo hizo al filo del amanecer de unos prometedores horizontes. Éramos estudiantes de magisterio y nos estábamos iniciando en el servicio de la Escuela, de la Ciencia y de la Cultura, que entonces escribíamos con letras iniciales mayúsculas.

Leíamos a Teilhard de Chardin y se incorporaba nuestra mente y nuestro corazón a la Naturaleza y a la Historia (mayúsculas) en su marcha hacia el punto Omega. Por esto dábamos así razón de nuestra salida AFDA: “Con igual sentido y razón con que florece el almendro, muerde el lobo, alumbran los candiles, machaca la alta cigüeña el ajo y a la noche le espanta el día nuevo, nosotros salimos a ser los nuevos gallos de marzo de la escuela, la ciencia y la cultura”.

Decíamos entonces: “Nuestra pasión radical de hombres es Cristo” y, también, “todas las demás pasiones nuestras están flageladas por ella. Cristo es nuestra gran ilusión, nuestro aliento en la marcha por la vida, nuestro pan y nuestra sal”.

Hoy, como ayer, más que entonces: cada amanecer, un nuevo umbral, tot lumina tot limina.
Este lema luego lo harían suyo las Universidades Laborales, gran empresa educativa.
Era nuestro lema. Sigue siéndolo.



Tot lumina tot limina

__________________________________________________________________________

· REFLEXIÓN QUINCENAL

- Se nos ejercitaba en la Escuela y luego ejercitaríamos a nuestros alumnos en la reflexión a pozo hondo sobre los pensamientos que clavan a la persona en suelo firme y le dan techo y cielo de estrellas. De tres a cinco minutos, al comienzo de la jornada escolar, luz para la mente alertada y en vuelo.


- Un buen día llegó Orizana y por si entre nosotros había meros picapedreros o gentes que picaban la piedra por un sueldo de santidad, nos animó a levantar catedrales. Creo que fue contándonos la glosa de Eugenio d´Ors de los picapedreros.

Tres obreros trabajaban la piedra para la construcción de la catedral de Lancashire. Alguien les preguntó qué hacían:
– Tallo la piedra - dijo el primero.
– Me gano mi sueldo – apuntó el segundo.
– Construyo una catedral – sentenció el tercero.
Sólo este tercero, concluía el autor de los “Glosarios”, era un obrero digno de tal nombre; que hay que ser filósofo, sin perjuicio de ser tallador de piedras.



_______________________________________________________________


· AFDERÍAS

VIEJAS AFDERÍAS DE LA VENDIMIA

- En setiembre las cepas se desprenden de sus pendientes.
- Cuando llega la vendimia, las cepas se miran unas a otras con redondos ojos desorbitados.
- Si las cepas se hicieran niños, jugarían a las canicas con sus granos de uva.
- Cuando las cargas de uvas, de la viña al lagar, pasan por las calles, van saludando a las tabernas del camino.
- Grano de uva cursi: ampollita de glucosa en disolución.
- Las pepitas: riñones de madera de la uva.
- Antaño, hasta Navidad, verbena en los desvanes.
- Todos estos gorriones en algarabía son vendimiadores empedernidos que piensan que la vendimia es festín que no acaba.
- Los dictados en la escuela, después de la vendimia, ya se sabe: “Las uvas que hubo en el cubo que tuvo el vendimiador que vendimió la viña del vino del uvero…”


__________________________________________________________________________


· HEMOS LEÍDO ESTE LIBRO










____________________________________________________________


· RINCÓN DE APULEYO Y DE NUESTROS POETAS


A MI MAESTRO CARLOS URDIALES EN LAS PLAYAS MALAGUEÑAS 2010

Agustinito del mar
de la Málaga de Góngora
que estás en el litoral
buscando peces y conchas,
peces como el de Jonás,
conchas como las de Aurora:
Dile a la arena que vas
a que te cojan las ondas
y en sus manos te levanten
como a Jesús a la gloria
predicando que es Domingo
a todas las almas solas.
Agustinito del mar,
Carlos Urdiales, ya es hora
de que lleguen tus discípulos
y tú te quites la boina
y te nieves la cabeza
con un bando de gaviotas.
¡Ay, no, que no, que es mejor
que sigas como hasta ahora
con la testa coronada
con aquella rosa roja
que encendía los caminos
y renglones de tu prosa,
por destino las estrellas
en la pluma y en la boca…
Agustinito del mar,
boga, boga, boga, boga
sobre los textos de Cristo,
las Soledades de Góngora,
la besana de Orizana
y un rumor de caracolas…
Agustinito del mar,
capullo de mariposa,
niño grande entre los grandes:
Yo me quedo con tu copla.

APULEYO SOTO

______________________________________________________________


  • EUROPA NUESTRA
PROPUESTA DE POEMAS PARA LAS ESCUELAS DE EUROPA

Aspiramos nosotros y estamos decididos a que donde estemos se haga realidad física la Europa metafísica. Es decir, a que cumpliremos el refrán que dice que obras son amores allá y hasta donde alcance nuestro brazo.

Una sumamente provechosa y elemental, que se le ocurriría al que asó la manteca, aunque quizá no se les ocurra a nuestros mandos educativos, consistiría en hacer una antología literaria europea. La sección de versos presentaría los tres poemas más valiosos propios de cada nación.
El día que los muchachos hayan hecho suyos esos poemas serán más europeos, se sentirán más cerca unos de otros y, así, la Europa metafísica nos quedará menos lejos.

*******

ESTILO EUROPEO, SUMA DE ESTILOS

Estilo de cada pueblo: su actitud ante la vida, el sistema de preferencias de cada nación de la vieja Europa, aquello en lo que es ejemplar.

- Grecia ya nos propuso su ideal de pensamiento, belleza y bondad.

- Roma, el suyo del ocio más la gravitas y la dignitas romanas.

- Que España presente y proponga su ideal de persona: el caballero cristiano, tan precisamente formulado por Manuel García Morente y Ramiro de Maeztu.

“Ser español es actuar «a la española», de modo homogéneo a como actuaron nuestros padres y abuelos. Ahora bien, esa afinidad entre todos los hechos y momentos del pasado, del presente y del futuro, esa homogeneidad entre lo que fue, lo que es y lo que será, esa comunidad formal, no tiene realmente más que un nombre: estilo. Una nación es un estilo”.
(M. García Morente)

- Francia nos propondrá y mejorará con el ideal galo del honnête homme.
Dictionnaire de l'Académie Française, première édition (1694)

· HONNESTE, signifie aussi, Civil, courtois, poly. C'est l'homme du monde le plus honneste. il n'y a rien de si honneste que luy. il a l'air honneste, les manieres honnestes. il luy a fait la reception du monde la plus honneste. accueil honneste. il luy a parlé d'une maniere tres-honneste. il a le procedé assez honneste, mais cependant il ne faut pas trop s'y fier.
· Honneste homme. Outre la signification qui a esté touchée au premier article, & qui veut dire, Homme d'honneur, homme de probité, comprend encore toutes les qualitez agreables qu'un homme peut avoir dans la vie civile. C'est un parfaitement honneste homme. il faut bien des qualitez pour faire un honneste homme.
· Quelquefois on appelle aussi, Honneste homme, Un homme en qui on ne considere alors que les qualitez agreables, & les manieres du monde: Et en ce sens, Honneste homme, ne veut dire autre chose que galant homme, homme de bonne conversation, de bonne compagnie.


Inglaterra nos mejorara con su ideal del gentleman, el caballero de exquisita elegancia y educación. Cuida las formas exteriores establecidas por la sociedad como correctas y acordes con la ética y la estética que ha consagrado la mejor tradición.

“Y para no citar sino un solo ejemplo de naciones modernas, recordad la significación de infinitas resonancias que tiene para los ingleses la palabra gentleman, donde se concreta y a la vez se condensa toda una ética, una estética, una sociología y, en suma, la manera misma de ser típica del pueblo inglés”.
(Manuel García Morente, Idea de la Hispanidad)

Seguramente que en cada país alguien que lo atalaye con su pensamiento ha estudiado este tema, como entre nosotros Ramiro de Maeztu y Manuel García Morente.

Habrá que preguntarles a esos preceptores por el ideal al que aspiran los integrantes de sus pueblos, que configura su estilo como tal pueblo.

________________________________________________________________


· QUISICOSAS VEREDES


San José no se deja fusilar

Anécdota de la imagen de San José que sin párpados parpadeó a un piquete de milicianos en 1936. Hoy, sigue en el jardín de entonces.


Las hordas dejaron la carretera de Toledo a Madrid a la altura de Griñón y se desviaron furiosas hacia el colegio convento que veían a tres kilómetros al oeste. Volvían quemadas del fregado y varapalo que les habían dado en Toledo, donde el Alcázar no se les rendía y les daban leña. Alguien tenía que rendírseles y pagar por la inferioridad moral y el fracaso. 28 de julio de 1936. Camiones y camiones. ¿Trescientos milicianos?
- Los frailes, fusilados, sin más. Aquí mismo, delante de la iglesia. Los dos que faltan, donde se les pille, en la escalera, en la carbonera…
- El cojo, no debe de ser fraile, pero como si lo fuera, que corra emparrado adelante, que lo pararemos en seco. Se nos ha encarado porque hemos vaciado el camarín de la iglesia. Ya está la Virgen en el suelo, rota en pedazos y él no cojeará más.
- En el jardín hay la estatua de un santo. Empezar por fusilarla.
La estatua es una grave y majestuosa imagen de San José, de una pieza. No tiene más ojos que los que le da el bronce. No tiene párpados.
Para los milicianos, sí.


- Ha parpadeado. Nos mira.
El índice se queda inmóvil; el gatillo, quieto. Las balas siguen en los mauser que se bajan y dejan de apuntar.



__________________________________________________________________


· FLORECILLAS MONACALES

Muchos son los que conocieron al hermano Gilberto y podrían contar de él mil florecillas como ésta que, para gloria de Nuestro Señor y alegrar la memoria de aquellos lejanos. Os copio la que quise que figurara en mi verdadera historia.

Florecilla que cuenta la parábola de las malas hierbas

La he contado en numerosas veces a mis alumnos y colegas. También en casa, claro. No es de mi invención la parábola. La tomé de una de las convicciones profundas de fray Gilberto, que se había pasado la vida en Ciempozuelos, a raíz de una torta sonora que le propinó, antes de la Guerra, al prior de la casa, en plena silenciosa meditación de la mañana, en el espacioso y solemne recinto de la iglesia de la Casa de formación de Griñón. Lo confundió con el diablo y...,, sin mediar palabras, le sacudió bravamente.
La cosa es que, como ya tenía muchos años y se moría, los buenos monjes, sus hermanos, pensaron que era mejor que dejase su alma a Dios entre los suyos y fuera sepultado en el santo cementerio de la comunidad de los cuerdos. Se lo trajeron al monasterio de Griñón. Fue llegar y revivió, es decir, tuvo cuerda para rato, no sé los años.
Él explicaba que un buen día, en Ciempozuelos, se bajó el puente que separaba las dos orillas, Ciempozuelos-Griñón. En ese instante, ni corto ni perezoso, aprovechó la circunstancia y pasó, sin más problema. Por eso estaba ahora en Griñón.
La parábola viene aquí. Y es que desde siempre, de tiempo inmemorial, también entonces había que limpiar de malas hierbas trozos de la huerta conventual sembrados de coles, de habas, de zanahorias, de patatas... De todo. Las malas hierbas crecían solas y a placer. Entonces no existían los herbicidas. Las malas hierbas, de mil tamaños, escondían y venían a ahogar del todo la buena planta. El trabajo de arrancarlas era largo y lento. Te destrozabas las manos y las uñas. Había a quien le cundía más y marchaba surco adelante. A otros les cundía menos, se rezagaban. El grupo de escardadores se distorsionaba. Había corros en que la mala hierba se adensaba. Aquello era el cuento de nunca acabar y la distorsión. La marcha no era uniforme, naturalmente.
Nuestro fray Gilberto lo tenía claro, la solución fácil estaba en su mente. Pero en vano trataba de convencer a los demás de algo tan evidente y sencillo. Decía: "Pone fray Antonio, el hortelano del monasterio, a los novicios en fila ante los surcos que hay que limpiar. Primera pasada: arrancan las hierbas altas. Vuelven al comienzo: arrancan las medianas. A la tercera: arrancan las pequeñas. De tres pasadas, el campo, limpio. El trabajo largo y lento estaba resuelto en tres pasadas".
Los monjes escuchaban por caridad a fray Gilberto, pero nunca le hicieron caso. El arrancar las malas hierbas que criaba la huerta monacal siguió siendo en el santo monasterio un trabajo molesto y sin fin, con el que se diría que Dios probaba a sus monjes que no atendían al Espíritu que, como dice la Escritura Santa, sopla por donde quiere, en este caso por el charquito de cordura que en este punto había concedido a su siervo fray Gilberto.
CUR

____________________________________________________________


· CLAVES DE NUESTRA ESCUELA


ESTILO Y ESPÍRITU DE FE

Se nos dijo entonces e hicimos nuestra la afirmación de uno de los grandes santones del momento (¿Spalding? ¿De Hovre? ¿…?) de que “la juventud sólo tiene bastante ambición cuando tiene demasiada”, y aquella otra de Aristóteles que afirma que “la juventud está llena de deseos y es capaz de realizar cuanto llegue a desear”.

Nos proponíamos ser maestros. Así que había que saber de todo y todo, mimando, no obstante, alguna facilidad mayor por el pensamiento, la poesía, la pintura, otras humanidades, la didáctica, la botánica, la geología, el espacio, la matemática, la música…

El estilo cristiano era para nosotros una liberación, un alto firmamento y el gran horizonte. No brotaba del humus propio de algunos rincones devotos de nuestro entorno, muy respetables, cargados de piedad y de prácticas ordenadas por cánones de siglos o reglas monacales. Manaba de manantial alegre, de aleluya, júbilo de entrañas por la Buena Nueva, algo que podría ser muy parecido a la alegría de los discípulos de Emaús y la de los primeros cristianos que oyeron a San Pablo o gozaron del verbo cálido y místico del discípulo que cuidaba y vivía cuidado por la Madre de Dios.

Éramos laicos y ya nos considerábamos consagrados al ministerio de la Evangelización, senso amplio (Biblia + Tradición + Civilización y Cultura), del mundo por la Escuela Cristiana.

Nuestra meta inmediata sería normalmente la opaca penumbra de una escuela, pero su horizonte y espacio, desde ella, el inmenso Universo sin fronteras ni de espacio ni de tiempo.

Proclamábamos ante Dios, en nuestros momentos más solemnes: Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo: postrado con el más profundo respeto ante vuestra infinita y adorable Majestad, nos consagramos enteramente a Vos, para procurar vuestra gloria, cuanto nos fuere posible y lo exigiereis de nosotros.
En ese propósito y consagración hemos seguido y seguimos hasta hoy.

Por eso nos fijamos como fermento de nuestro pensar y hacer el espíritu de fe.
Entiéndase:


"Mirarlo todo con los ojos de la fe, hacer todo con los ojos en las pupilas del Dios vivo y atribuirlo todo al Dios de nuestro Señor Jesucristo".



Tot lumina tot limina

___________________________________________________________________

Máximas de Lemuel, rey de Masá, que le enseñó su madre:

La mujer hacendosa... Examina un terreno y lo compra, con lo que ganan sus manos planta una viña. (Prov 31,10 y 16)

- Una traducción mimética del latín más conocida traduce: "La mujer fuerte".

- Fray Luis de León: "La mujer de valor".

______________________________________________________________











No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíanos tus comentarios