AFDA 9

   PORTAVOZ DE MAGISTERIO Y ESTILO

--------- 15 DE JUNIO -------


NÚMERO NUEVE


ÍNDICE. AFDA, 15 de junio, 2011
Pregón: Mística y cielo de valores. 
Reflexión: Ave María Purísima
Hemos leído: La santa de Galdós. Convivencia de maestros. Judith.
Rincón de Apuleyo y de nuestros poetas: Soñando van por la vega. Brindis en Granada. 
Afderías: Granaderías. 
Avenida de los Maestros. Siguiendo el proceso de Bolonia. Impresiones
Nuestro castillo interior: Versos y oración
Patio de recreo: Arriscado, Apuleyo, Auxencio, Ángel Hernández. Encuentro en Granada. Fotografías al filo de los recuerdos: Del segundo encuentro al filo del amanecer.

ADDENDA
Una frase bíblica al mes: Alaben su nombre y cuenten sus hazañas. Eclo 17,8y10
Documentos de oro: Del heroísmo en cualquier oficio. E. d´Ors.
Nuestra escuela de vanguardia: Doce fuerzas o virtudes del maestro.
Genio pedagógico de SJBS: La formación de maestros para el campo.
Colaboraciones: De piedras y canteros. El arte prerrománico del Reino de Asturias.
Recreaciones bíblicas: El ciego del camino
Tarimilla literaria: Canción de Pésah. Sefardita.Teresita. El lamento de Ester. Librillo de Granada.
Al filo de los recuerdos: Encuentro de AFDA en Granada.


PREGÓN
MÍSTICA Y CIELO DE VALORES

El mundo educativo está hoy empeñado en “formar en valores”. Equivocado empeño. Uno ni se forma ni se domestica en valores. Son los valores los que forman. La iniciativa no es del formador ni del formando. Tampoco del domador ni del domado. La iniciativa es del valor. Al mundo lo que le falta hoy son estrellas en su firmamento que tiren de él hacia arriba. Ha apagado muchos valores y no tiene ojos más que para la nostalgia de sus sombras de caverna platónica. Maneja, en el mejor de los casos, los espectros o las “ideas” de los valores, es decir, la forma petrificada, disecada o acartonada  del valor, pero se le ha ido el pálpito del valor vivo, inmenso, elevador.

Los campos roturables de la Historia se han vuelto en gran medida prosaico suelo duro y seco. Los ha secado el dinero, el hedonismo y el viento insolidario de las aspiraciones autonómicas personales y colectivas.

Pero, por encima de ese vivir a ras de suelo, sigue su alta marcha el cosmos de los valores religiosos, morales, estéticos, lógicos, vitales… y por debajo de tal costra de prosaísmo, de deterioro y de aburrimiento, discurre en silencio fecundo el río subterráneo de la mística y el eterno caudal de los valores.

¿Sus espacios? Los que llamamos aquí “castillos interiores”, por más que sean, de hecho, castillos a la intemperie y en marcha.

No hay que empeñarse, pues, entre las cuatro paredes de las aulas, en la escasa eficaz tarea de “formar en valores”. Lo que hay que hacer es sacar a los alumnos y a nuestros contemporáneos y amigos al cielo abierto y asomarles al pozo hondo de los caudales profundos donde es posible la intuición del valor.

Intuido el valor vivo, palpitante, no hay que entregarse a ninguna gimnasia de “formación en valores”. El carro de fuego que un día arrebató al profeta, arrebatará hacia el cielo de los valores, hacia la mística, a nuestro alumno, a nuestro vecino, al amigo que de veras queremos bien. Habrán entrado él y ellos, Dios haga que sean muchos, en el cielo de los valores*.


* Alto cielo y celeste techo de moderada altura. 
El cielo de los valores nos llega a los modestos mortales 
con el sol que cada mañana nos entra por las ventanas de las faenas acostumbradas 
y viene a alumbrar el lugar exacto de nuestro puesto en la armonía del Universo.
Pero esta encarnación de la mística en el pan nuestro de cada día 
es tema que será mejor que dejemos para otro pregón.




Purísima de Alonso Cano
¡AVE MARÍA PURÍSIMA!

Un saludo habitual de la lengua castellana

Del saludo del ¡Ave, María Purísima!, que se responde: ¡Sin pecado concebida!, aún perdura por los pueblos de España el eco de su recuerdo e, incluso, el hecho intacto. Era todavía muy frecuente no hace muchas décadas. Los abuelos de nuestros días aún lo recuerdan, sobre todo, si vivieron en la España popular y honda, la entrañable de la intrahistoria que decía Unamuno.

El pan es de Dios.
Un pobre llamaba de puerta en puerta (las puertas estaban normalmente entreabiertas), para pedir una limosna por amor de Dios y, mientras golpeaba la madera, levantaba la voz: “¡Ave María Purísima! ¡Un pobre!” Desde el interior de la casa se le respondía: “¡Sin pecado concebida!” y el “Dios, le ampare, hermano”. Lo más frecuentemente era no despedirle sólo con un buen deseo sino que se cortaba un trozo de un pan grande que le llevaba el niño chico de la casa. El pobre besaba el pan y daba las gracias.

Hoy, las cosas han cambiado mucho. Se cierran bien las puertas aun en los pueblos. También, a veces, con ellas se ha cerrado el corazón de sus habitantes. Quizá se pudiera constatar una proporción: en la misma medida en que ha ido olvidándose el Ave María Purísima de nuestras costumbres, se ha ido ganando en puertas cerradas para el hermano y perdiendo en poesía y encanto, en calidad de vida, que se prefiere decir hoy.

Pero, viajad y buscad. Aún encontraréis por las tierras de España huellas o ecos de aquel Ave María que, escrito en letras grandes, clavó en la puerta de la mezquita de Granada, en pleno sitio de la ciudad, Hernán Pérez del Pulgar con quince valerosos caballeros cristianos que le acompañaban, el 21 de octubre de 1491, posteriormente fiesta en aquella ciudad, día de Santa Úrsula.

El Rocío por Granada.
Una muestra: todavía los peregrinos del Rocío pasean por pinares, campos y marismas como estandarte, hasta llegar a su Virgen o volver de Ella, el Simpecado. Del hermoso saludo de antaño, desde luego, queda en alto y en vuelo ese jubiloso grito de los romeros, la insignia del Simpecado.

Esa insignia de fe sigue proclamando que la Virgen fue purísima siempre. Incluso concebida sin el pecado de origen.

Con  los romeros del Rocío, sintonizamos también con el lejanísimo patriarca de Constantinopla, Proclo, que decía que Nuestra Señora que “fue formada de barro limpio”. Purísima = formada de barro limpio.

CUR




LA SANTA DE GALDÓS
Ernestina Manuel de Villena (1830-1889).
Un personaje histórico de Fortunata y Jacinta.
PEDRO MIGUEL LAMET
Editorial Trotta, Madrid, 2000.


Las historias de la Pedagogía nos ofrecen en pantalla las grandes figuras de la educación a través de los tiempos y el flujo y reflujo de los grandes movimientos educativos a la zaga siempre de las corrientes filosóficas que les abren camino. 

No suelen mencionar a quienes aceleraron la marcha de la educación y multiplicaron sus bondades desde fuera de su campo tantas veces críptico.

Doña Ernestina Manuel de Villena está en esta orilla gloriosa al parecer extra muros de la ciencia pedagógica. A ella España le debe muchísimo en beneficio de la educación popular y del nivel cultural general de sus gentes.

Este libro, de lectura amena y cargada de interés, presenta a tan gran señora, digna de la pluma del mejor novelista después de Cervantes, Benito Pérez Galdós, que se rindió a sus nobles encantos de persona, de mujer y de santa.  




******************************



EL PUNTO
APULEYO SOTO
CONVIVENCIA DE MAESTROS

Treinta matrimonios de maestros de diversos puntos de España, que recibimos nuestra primera formación escolar rondando la década de los sesenta, nos hemos reunido durante el primer fin de semana de junio  en Granada para recordar tiempos pasados. Hacía, por tanto, cincuenta años que no manteníamos una convivencia así, tan entrañable y cordial. Vamos, como los quintos de antaño, pero con más calado de fraternidad porque todos nos educamos en el internado y en la Escuela de Magisterio de La Salle, donde la Psicología, la Pedagogía, la Paidología y la Filosofía eran las reinas de los estudios junto a la Historia, la Literatura, las Matemáticas y el Latín.

Gloriosos, aunque muy duros, aquellos decenios en que no era fácil para los niños de los pequeños pueblos realizar una carrera, prácticamente gratis, fuera del ambiente familiar.

Todavía está por rendir un homenaje nacional a las órdenes y congregaciones de religiosos dedicados a la enseñanza –jesuitas, dominicos, maristas, calasancios, salesianos, lasalianos…- en donde se forjaron muchos de los líderes políticos, económicos, sociales y culturales que hoy descuellan en la cresta del país. No son todos ejemplares, eso hay que decirlo, pero entonces la enseñanza pública no daba abasto para tanta criatura con ganas y necesidad de saber como ahora.

Entre los reunidos había castellanos, extremeños, madrileños, manchegos, andaluces…y cuatro segovianos, como Teódulo García Regidor, de Laguna de Contreras; Auxencio Muñoz, de Fuentesaúco de Fuentidueña; Gonzalo Rodríguez, de Olombrada, y yo mismo, de Cozuelos. Nos hubiera gustado ser más; pero los caminos que uno toma en la vida son inescrutables y no se pueden pedir peras al olmo.

En el Instituto Albaicín, antes La Salle, levantado en el Mirador de Rolando sobre la Vega granadina, saludamos afectuosamente a nuestros viejos profesores, algunos ya con la memoria perdida. Volveremos a juntarnos cualquier día y entonaremos otra vez las canciones de la infancia, las que nos hicieron hombres…de provecho. O así lo queremos creer.

***************************************


MÚSICA, JUDITH

"La música extremada
por vuestra sabia mano gobernada".



Los militantes de AFDA venimos cantando desde la infancia. 
Toda ella y nuestra juventud estuvo acompañada de canciones populares, 
de piezas clásicas de coro polifónico, del gregoriano más exigente… 
Seguimos cantando con voces desiguales 
y, casi todos, con excelente oído. 
Algunos entre nosotros saben mucho de la música y de sus tesoros. 
Diego Coca, que es uno de ellos, nos pasa este apunte, 
con el que nuestra sección “Hemos leído-hemos visto” se abre a la música que se vive.





Judith Jáuregui (1985), donostiarra,  es hoy la pianista con mayor proyección de su generación y una gloria de España.
Debutó en recital con sólo 11 años. Ha ganado numerosos premios internacionales y ha intervenido en festivales musicales de prestigio en Europa.                        
Laureada con el Premio de honor de fin de carrera en el Conservatorio de San Sebastián, forma parte del reducido grupo de artistas seleccionados como pupilos por el gran maestro ruso Vadim Suchanov en el Conservatorio Richard Strauss de Munich.
Judith ha entrado a formar parte del reducido circuito de grandes intérpretes y es habitual en la programación de los principales escenarios, desde el Auditori de Barcelona al Teatro de la Zarzuela de Madrid, el Palacio Euskalduna de Bilbao, el Auditorio Miguel Delibes de Valladolid, la Sociedad Filarmónica de Málaga o el Villamarta de Jerez.




 **************************************



...  ...  ...  ...  ...  ...

Concluyo, porque ya es hora
de brindar. Colegas, gracias.
Capitán Carlos Urdiales,
tuya es la voz en Granada.
Dinos por última vez,
como el Cid a sus mesnadas:
“Caballeros, despertad,
que está despuntando el alba”.
Nosotros responderemos,
pues tú lo pides: “¡En marcha!”.
En marcha van los “lasalles”,
y no les detiene nada:
Cuatro, junio, dos mil once,
el año de la añoranza.


* * * * * * * * * * * * * * * *


* * * * * * * * * * * * * * * *


Crisis inmobiliaria en la Alhambra.
                                              
*******************************
********************




Desde la Avenida de los Maestros

SIGUIENDO EL PROCESO DE BOLONIA 
UNAS IMPRESIONES

1.      Los profesores

A juzgar por el escrito anterior de la serie “Desde la Avenida de los Maestros” uno estaría tentado de pensar que el llamado “Proceso de Bolonia” es algo que afecta sobre todo a los alumnos. Y no es así. En este proceso de cambio profundo de la vida universitaria  los profesores
El profesor universitario debe conocer con claridad qué es y qué representa el Espacio Europeo de Educación Superior y, dentro de él, el llamado “Proceso de Bolonia” para poder  moverse con agilidad y seguridad en el difícil entramado del edificio intelectual y vital de la nueva universidad. Debe conocer de dónde arranca este proceso y a qué objetivos tiende; debe saber cuál es el grado de su propia libertad y cuál el grado de su dependencia; debe ser  consciente de los intereses que  están en juego y de su más o menos clara procedencia; debe, finalmente, tener claras las ideas para poder optar ante todo por el servicio a las personas sin dejarse llevar por los intereses espurios de  las empresas.
El profesor universitario está llamado a un cambio sensible y radical en de la manera  de actuar, del modo de ser maestro. Ejercer la docencia en el EEES  ha de convertirse en algo mucho más complejo, ya que no se trata tan sólo -¡nunca se trató!- de ejercer su magisterio a través de las clases expositivas, de sus intervenciones magistrales. Hoy, sin abandonar su irrenunciable función de maestro, debe ser para los alumnos una especie de guía, un compañero en la búsqueda, alguien que, lejos de trabajar “cara a cara” ha de hacerlo “codo con codo”, como  acertadamente ha  dicho el  pedagogo francés Philippe Meirieu. El profesor debe ser inspirador de ideas y  proyectos, suscitador de aprendizajes, guía certero en los procesos de búsqueda, compañero en la celebración de los hallazgos, coevaluador de procesos y de resultados. Y todo ello sin renunciar a su condición de experto  -de magister-y sin dimitir, por tanto,  de su función de transmitir, de  mostrar, de enseñar.
Una de las cotas más altas a que aspira el proceso de Bolonia  consiste en el cambio de objetivos, en la preocupación por la adquisición de competencias y en el diseño de actividades, que se convierten en  tareas para los alumnos.

·         Los objetivos hacen referencia al tipo de persona al que se aspira: una persona más autónoma, responsable, crítica, creativa, participativa, emprendedora. Y para que esto no sea una pura falsedad, es necesario vivir íntimamente implicado en  estos objetivos y actitudes.

·         Término muy usado en nuestra nueva pedagogía es el de las competencias. Todo gira, en definitiva, hacia el logro por parte de los alumnos de aquellas competencias que  requiere,  desde dentro,  su futura profesión y que exigen, desde fuera, la sociedad y las empresas. Competencias que no se forman ni en la esfera de lo conceptual o en el ámbito de las meras intenciones;  al contrario, es algo  cuya adquisición  se realiza en la práctica, a través de la acción –aunque no necesariamente  manual-  como camino para su logro, como método eficaz para conseguirlas.

·         De ahí la  repercusión sobre toda la acción docente: definir adecuadamente las competencias  básicas y  específicas, programarlas –o aceptar creativamente las que le vienen impuestas- , crear una gran variedad de caminos o actividades –que se convierten en tareas para los  estudiantes universitarios-, revisar, evaluar y reconducir los trabajos de los alumnos; ser permanentemente el experto que está “al servicio de” más que el docente que simplemente enseña.


Esta dedicación al alumno, individualmente y en grupo, es algo que marca la acción del profesorado y que exige de él una dedicación constante, un trabajo continuo. Si  el aumento horario del crédito ECTS es algo prefijado por el sistema de enseñanza, la dedicación del profesor no tiene límite horario, es una  acción de contacto frecuente y requiere una actitud de servicio permanente.

Desde la Avenida de los Maestros, todos los profesores, quien más quien menos, estamos intentando un cambio sensible en  el modo de ser universitario y en el modo de actuar como tal, según los principios pedagógicos de Bolonia. Pero en nuestro Campus La Salle, a la hora de ponernos al día, tenemos ventaja sobre otros centros. Y ello, por dos razones: la primera, porque hace años  que ensayamos la transformación de nuestro  plan de estudios de acuerdo con las exigencias europeas y, desde entonces, la mentalización  y la toma de conciencia del profesorado en relación con la innovación y el cambio ha sido una tarea continua (ver Indivisa. Boletín de  estudios e investigación, “Monografía V”, 2006); la segunda, porque este centro, heredero de nuestra Escuela de Magisterio, que fue su luz inspiradora y su motor, ya venía empleando una pedagogía que cumplía en sus  objetivos y en su metodología con no pocas exigencias del Plan Bolonia. Quizás con otros términos y de maneras un tanto diferentes, pero con la mira de acertar en la diana de la renovación y de  la creación de los nuevos profesionales de la educación que reclama la nueva sociedad.

                                                         Teódulo GARCÍA REGIDOR


                                        


VERSOS Y ORACIÓN

El último número de AFDA de este curso  coincide con la fiesta de Pentecostés, con la semana, antes  intensamente celebrada y vivida. Es el tiempo de la desmesura, de romper  límites, de llegar –como esa “lengua de fuego innumerable”-  a lo alto de la vida o a lo profundo de ella –“las entrañas del mundo”-. Es hora de no respetar el silencio, sino de  clamar –“con palabras como espadas”- la gran obra de Dios, su Proyecto para el hombre. Es la hora del Espíritu, que trabaja con nosotros, en esta hora del Reino… “hasta que el Señor vuelva”.
                                                                                        Teódulo Gª Regidor



“Ésta es la hora
en que rompe el Espíritu
el techo de la tierra,
y una lengua de fuego innumerable
purifica, renueva, enciende, alegra
las entrañas del mundo.

Ésta es la fuerza
que pone en pie a la Iglesia
en medio de las plazas,
y levanta testigos en el pueblo
para hablar  con palabras como espadas
delante de los jueces.

Llama profunda
que escrutas e iluminas
el corazón del hombre:
restablece la fe con tu noticia,
y el amor ponga en vela la esperanza
hasta que el Señor vuelva.

                                                         (De la Liturgia de Pentecostés)




ENCUENTRO EN GRANADA

Comentarios de patio de recreo tras el encuentro

1. Arriscado

Gracias

Gracias por vuestras "gracias", pero no hay de qué. La preparación de todo sólo me ha supuesto dos viajes a Granada, algunos correos y llamadas de teléfono y cuatro horas para localizar los hoteles y el bar para la cena del viernes.
Las gracias nos las tenemos que dar, unos a otros, entre todos por nuestra presencia, por nuestra cercanía dispuesta al encuentro y a la acogida.
Hemos charlado, hemos recordado, hemos cantado canciones de nuestro ayer...y aunque nuestro poeta (gracias, Apuleyo, por ser como eres, ágil, brillante, respetuoso con los rituales, siempre dispuesto a sumar...) habla de nostalgia, yo lo viví como una gran puesta en común de recuerdos, vivencias personales, la mayoría pasados pero también presentes.
Gracias a todos los presentes por nuestra apuesta por el encuentro que sabíamos enriquecedor y como todos habéis confesado, en público o privadamente, en voz alta o a voz callada, que merecía la pena y que no os perderéis futuros encuentros. De esta forma nuestra amistad estará cada día más hecha de presente que de pasado.
Gracias a Carlos Urdiales por su presencia catalizadora que tan bien sabe hacer.
Gracias a nuestras mujeres que tanto aportan y nos aportan.
Hasta pronto. Un abrazo para todos.    
                                                                                                  Aº Arriscado


**************


2. Apuleyo



JAZMINES EN LA ALHAMBRA


¡Jazmines, niños, jazmines
en el patio de la Alhambra!

Los leones, la melena
la enseñan limpia y peinada.

Es la noche de(l) don Diego
y su esposa zamorana.

Es la noche de la escuela,
¡oh, qué escuela lasaliana!

Jazmines, niños, jazmines,
bajo la luna entorchada.

Flores de recuerdos van
con los jazmines al agua.

Y el corazón se nos sale
y bota en la escalinata.

Y Dios es grande, y pequeñas
las criaturas humanas.

Digo Chari, digo Chelo,
digo Maribel de Alda.

Digo Rosa, Toñi, Eva,
Clara, Aurora, Candelaria.

Digo Puri, Auxiliadora;
     digo Ana, dije Alhambra…

Ya no sé lo que me digo,
Ya no sé lo que me pasa.

Estas cosas sólo ocurren
en la ciudad de Granada.


************** 

3. Auxencio

UNA GRANADA SE HA ABIERTO


Treinta y nueve años, es media vida. Exactamente 39 años hacía que no tenía noticias, ni había visto a Salvador Egea. La última vez en Salamanca en un “Cursillo de Actualización Teológica para Educadores”, en el verano de 1972. Con 28 años  acabábamos de despuntar con toda nuestra fuerza a la vida docente, y manteníamos una correspondencia epistolar donde yo le hacía llegar mis inquietudes, miedos y dudas sobre la vida religiosa lasaliana. Nos encontramos, pues, en Granada el día 3 de junio con otros compañeros lasalianos y  nos llenamos de nuevo de esa amistad que nunca se pierde. ¡Qué sorpresa me dio cuando me dijo que conservaba esa correspondencia espiritual de aquellos años!  Me la ha mandado y estoy en trance de “rumiarla” de nuevo, pero creo que no me será fácil  de digerir. Gracias, Salvador, te contestaré.
         Los otros compañeros también fueron para mí una lección de amistad.  Hacía “siglos” que no veía a Manuel Romero Tallafigo, de Sanlúcar, y tan sabio; a José Ignacio, todo un mocetón entonces y ahora; a Javier Botrán, lingüista y pintor, que nos abrió las puertas a la nostalgia de los pasillos del antiguo Noviciado Menor granadino; a Apuleyo ¿qué voy a decir de Pule?..; a Carlos Alda, Gonzalo, Gregorio Díez, al teólogo esclavo de Dios=Teódulo; a Ángel Bravo, que me invitó a un helado, y esa fue toda la cena de esa noche; al matemático Antonio Arriscado, simpático y buen organizador; al también poeta Ángel Hernández; al trío andaluz, Fernando Ruiz, Diego Coca y Telesforo, testigos en enero pasado de “mis compromisos conyugales” en el estadio Carranza gaditano; a Carlos Urdiales, son palabras mayores, que se portó ahora  como un buen alumno ante sus profesores-alumnos. Y como no podía faltar, todo estaba condimentado con el olor, sabor y color de “doce manzanas paradisíacas”: Ana, Clara, Chelo, Chari, Candeli, Aurora, Eva, Maribel, Auxi, Rosa, Puri y Antonia… ¡Perdón si he olvidado a alguien!
         Hasta la próxima, amigos. Espero que el círculo sea aún más amplio.  AUXENCIO


************** 

4. Ángel Hernández

De los versos que hacíamos entonces



********* *********




Granada 3,4 y 5 de junio de 2011


Hotel Macià Cóndor. Granada.

  
También romeros del Rocío granadino.






Los RR. CC. quisieron descansar en el sitio exacto en el que, también al filo del amanecer, cumplíanse tres de sus grandes sueños : Granada, América y España en flor.







Ángel, Fernando y Diego se repartieron el arte granadino y nos lo mostraron que no había que pedir ni más ni mejor. 
Aquellos niños azules, 
duros como las castañas,
siguen en pie ya muy hombres,  
por las rutas lasalianas.



Maestros somos, amigos, no hay más hermosa palabra.
Tu elegía, Granada, la dicen las estrellas.

Ahora que de recordar y de revivir se trata...



Niños éramos y somos...







  
  

       

6 comentarios:

  1. El correo electrónico de AFDA es

    alfilodelamanecer@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. CON SU NÚMERO NUEVE AFDA CIERRA SU CURSO 2010-2011 DE PORTAVOZ DE MAGISTERIO Y ESTILO Y VOLVERÁ, DIOS MEDIANTE, EN SETIEMBRE CON NUEVO BRÍO, PENSAMIENTO MÁS PENSADO, SU CASTILLO INTERIOR MÁS ABIERTO AL CIELO Y A LA CULTURA, LOS CONCEPTOS DE MÁS PROA, LAS AFDERÍAS MÁS FESTIVAS, EL PATIO DE RECREO MÁS LARGO Y LO QUE QUIERAN SUS PADRES DE LA PATRIA, ID EST, SUS LECTORES DISPUESTOS AL ALTO VUELO.

    ResponderEliminar
  3. Se nos acaba de morir, a quienes soñamos con la gran Europa que no debe morir, Otto de Habsburgo-Lorena.
    El Cielo de los elegidos está ahora más rico y Europa más pobre.
    ¡Dios salve a Europa!

    ResponderEliminar
  4. Al cielo vais, Señora,

    y allá os reciben con alegre canto.

    ¡Oh quién pudiera agora

    asirse a vuestro manto

    para subir con vos al monte santo!

    ResponderEliminar
  5. Para poder publicar comentarios en este blogg, es preciso esperar a que el blogger AFDA les pueda dar vía libre. Como anónimo puede comentar todo hijo de vecino. CUR

    ResponderEliminar

Envíanos tus comentarios