76 El Universo y el hombre


                         
22 LAS DIMENSIONES DEL UNIVERSO



La teoría del Estado estacionario quedaba descartada definitivamente después del descubrimiento de la radiación de fondo; no obstante, esta teoría tuvo importantes aportaciones para el conocimiento astronómico: los crisoles estelares en los cuales se recicla la materia.

Fred Hoyle, y sus colaboradores, defensores de la teoría del Estado estacionario, habían realizado el primer estudio serio acerca de cómo podían formarse elementos más pesados a partir del hidrógeno en los hornos nucleares del interior de las estrellas y en las explosiones de supernovas. El hidrógeno, como elemento más simple, se transforma en elementos más complejos hasta llegar a los metales y a las moléculas orgánicas.

George Smoot
Posteriormente, en 1977, George Smoot (n.1946), de la universidad de Berkeley, California, realizó mediciones de la radiación fósil con un avión U2, que había sido usado en los años 60 como espía y con misiones de reconocimiento a alturas superiores a los 21.000 m; aún operativo. Había sido adaptado por la NASA con unos dispositivos especiales para captar la radiación de fondo. Smoot ratificó ésta y su temperatura de 3º K, lo que afianzaba aquellos descubrimientos involuntarios de Penzias y Wilson y, por añadidura, la teoría del Big-Bang.


También descubrió que esta radiación era más cálida en una mitad del cielo, debido al efecto doppler-fiseau del movimiento de la Tierra en el Universo; así mismo, detectó que la Vía Láctea se está desplazando por el espacio a una velocidad de 600 kilómetros por segundo, atraída por el supercúmulo de Virgo.

Con la teoría del Big-Bang aceptada y sin competidores, venía la explicación, por parte de los teóricos de física de partículas, de cómo fue aquella gran explosión. ¿Cómo se desarrolló para que diera lugar a esta radiación, testigo de la creación del Universo mismo?

Con los datos disponibles por los cosmólogos en los años 70, ya se podía deducir cómo habría sido el proceso de nacimiento del Universo y cuánto tiempo hacía que se había producido.

Allan Sandage
En 1975 Allan Sandage (1926-2010), prestigioso cosmólogo estadounidense, del Instituto Carnegie de Pasadena, California, estableció la constante de Hubble (k) en 50 con sus sistemas perfeccionados de medición de distancias de las profundidades del espacio. Según esa fórmula, le asignaba al Universo una edad de más de 19.000 millones de años luz. Se iba agrandando el Cosmos para el hombre. No obstante, más adelante se rebajaría esta estimación a 15.000 millones de años luz; distancia igual a la que habría tenido que recorrer esa radiación en el viaje más largo del Cosmos hasta llegar a nosotros.

Las últimas estimaciones, establecidas en 1998 con el telescopio espacial Hubble, le daban a k un valor de 73, con lo cual se le asignaba una edad ¿definitiva? de 13.700 millones de años luz al Universo. Actualmente se constata que la edad del Universo es de 13.800 millones de años luz. Ese sería el radio de la inmensa esfera que integra al Universo.

Desde hace varias décadas se tiene establecida la edad de la Tierra en 4.500 millones de años. Ésta tiene, por tanto, una edad notablemente menor que el Universo. Salen las cuentas, puesto que en los años 70, antes de las mediciones de Allan Sandage, se llegó a establecer la edad del Universo en un tiempo inferior al medido para la edad de la Tierra.

Últimamente se han encontrado galaxias situadas a más de 13.000 millones de años luz, en la zona conocida como espacio ultra profundo, en los confines del Universo; esto es, poco tiempo después de producirse el Big-Bang. Descubiertas con el telescopio espacial Hubble, dotado de una cámara especial.

Francisco Sáez Pastor 
Universidad de Vigo
Avión espía U-2










No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíanos tus comentarios