76 Naturterapia. Disbiosis

MENS SANAIN CÓRPORE SANO (4)

LA DISBIOSIS

La disbiosis, llamada también disbacteriosis, la definen los científicos como “una alteración persistente del equilibrio normal de la microbiótica intestinal”. Esta enfermedad es causada por la acumulación de bacterias tóxicas en los intestinos, y da origen a muchas enfermedades importantes como la enfermedad de Crohn, la celíaca, colon irritable, el cáncer de colon… que para vencerlas es clave la lucha contra ella. Los científicos han descubierto que la disbiosis puede desencadenar graves disfunciones en los sistemas inmunológico, metabólico, nutricional y genético. Es como una especie de parásito que crea caos y muerte en cada célula del cuerpo. Sin las "colonias microbianas benignas o beneficiosas" no podríamos los humanos vivir, el problema viene cuando las colonias no son benignas o beneficiosas. El cambio de estilo de vida, la contaminación, los medicamentos –como antibióticos-, el estrés y los alimentos procesados pueden dar como resultado la disbiosis. El 80% del sistema inmunológico se da en los intestinos, por eso son el centro de la digestión y el foco de nuestra salud, tanto física como mental.
Los intestinos, afirman ya los médicos, son nuestro segundo cerebro. Han descubierto que contienen 200 millones de neuronas que vigilan la digestión e intercambian información a nuestro cerebro; y por eso deducen que este “cerebro entérico” –el de los intestinos- produce el 95% de la serotonina, un neurotransmisor que ayuda a controlar “la hormona de la felicidad”. Muchas depresiones tienen su origen en esa falta de serotonina que, debido a la disbiosis, no han podido producir los intestinos.
La disbiosis se desarrolla gradualmente y no es fácil diagnosticar, pero hay indicios que pueden señalarla:
     - Si nos privamos de algún alimento porque tememos que empeore nuestros problemas digestivos.
     - Si nos sentimos cansados sin saber la causa.
     - Si tenemos el rostro apagado o amarillento.
     - Si tenemos como ansia de comer dulces.
     - Si nos es difícil perder peso…
Esta enfermedad tan compleja y sus consecuencias tienen solución para protegerse de ella. El remedio más simple también es efectivo.

Felipe M. Miller habla de cuatro estrategias clave para prevenir y combatir la disbiosis.” Si sus primeros síntomas son hinchazón, dolores de estómago, diarreas… el tratamiento que se suele aconsejar es un mero “parche” –laxantes, antiácidos, antiespasmódicos…- porque se centra en los síntomas y no en las causas.” Y si esto resulta ineficaz, nos dicen que habrá que cambiar de alimentación…
Este doctor nos revela cuatro cosas que se pueden hacer para prevenir y combatir la disbiosis. Aunque sus efectos no se sentirán inmediatamente, las defensas recuperarán poco a poco su fuerza y serán la fortaleza contra las enfermedades.
1ª Consumir alimentos fermentados sin pasteurización, ricos en bacterias beneficiosas, yogur, cruchut (la pasteurización mata los probióticos naturales).
Eliminar el azúcar de la dieta en la medida de lo posible, pues es un caldo de cultivo para las levaduras que provoca muchos gases e hinchazón.
3ª Tomar alimentos procedentes de la agricultura ecológica, pues se eliminan los contaminantes químicos que pasan a los intestinos.
4ª Fundamental: Tomar probióticos, prebióticos y enzimas digestivas pues son ingredientes activos naturales que desempeñan un papel específico e imprescindible para la salud intestinal.
Ya en los años 40 el investigador Dr. Edward Howel hablaba de la importancia de las enzimas: Las enzimas son sustancias que hacen posible la vida. Son esenciales en cada reacción química que ocurre en el cuerpo. Sin enzimas, no habría ninguna actividad. Se puede decir que son la masa laboral que construye el cuerpo, del mismo modo que los obreros de la construcción son los que construyen su casa. Puede contar con todos los materiales de construcción posibles para construir una casa, pero también necesita los trabajadores que representan el elemento esencial de la vida. De la misma manera, puede tener todos los nutrientes, vitaminas, proteínas, minerales... esenciales para el cuerpo, pero también va a necesitar enzimas, el elemento de la vida, para mantener su cuerpo vivo y saludable”.
Los probióticos son fermentos naturales, bacterias vivas que están presentes en los intestinos. Los estudios sobre probióticos se han multiplicado en los últimos años y han confirmado que existen más de cien efectos positivos para prevenir, aliviar o curar enfermedades digestivas, inflamatorias, inmunológicas, infecciosas o los efectos secundarios digestivos relacionados con el uso de medicamentos.
Si los probióticos son bacterias vivas “buenas”, los prebióticos también tienen un papel importante para ayudarles en su misión, puesto que son nutrientes destinados a alimentar a esas bacterias en el intestino.  El aporte de prebióticos en la dieta se consigue sobre todo consumiendo frutas maduras de temporada, vegetales (principalmente legumbres y crucíferas) y cereales bajos en gluten (arroz, mijo, alforfón y espelta).
Claro que todo este proceso no es fácil llevarlo a cabo y por eso la naturterapia elabora productos naturales que lo facilitan. Se toma una cápsula que aporta esas enzimas, probióticos y prebióticos que se necesitan cada día y listo… Claro que el médico no nos las van a recetar y si queremos comprarlas en una herboristería tendremos que gastarnos unos euros. Pero si queremos tener una buena salud hay que mantener una flora intestinal sana y no permitir que la disbiosis se apodere del intestino. Symbyozyme complemento alimenticio.

Consultas:
LABEC PHARMA: La disbiosis intestinal: una gran desconocida
ALVAREZ CUETO, ALBA: Introducción a la bacteriología clínica
HOWELL, EDWARD: El estado de las enzimas en la digestión y el metabolismo

Revistas:
Salud, Nutrición y Bienestar
SaludAlterNatura
A tu Salud
DSalud
SaludAlternativa

AUXENCIO MUÑOZ ACEBES,
enero 2019
Diplomado en Alimentación y Nutrición

No soy ningún especialista en estas materias; sólo me informo a través de revistas, de la prensa y de los consejos de algún naturópata. Por ello lo que se dice en este artículo y en los que sigan es discutido y discutible. ¡A nuestra salud!



   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíanos tus comentarios