78 Versos 8-10 años

                   

Para que nietos y biznietos
llenen sus 8-10 años de poesía y de versos
que les acompañen toda su vida
y les sean un jardín de primaveras.



VERSOS PARA LOS 8-10 AÑOS


(Seleccionados en seis antologías para los 6-16 años)


MARCO SICOLÓGICO DE LOS 8-10 AÑOS

- De los 8 a los 10 años se amplía el vocabulario que a los diez años puede llegar a 5.400 palabras.
- Se desarrolla la memoria.
- Apasiona el coleccionismo: el niño puede coleccionar versos.


Los mejores poemas de nuestros clásicos son como las obras de arte para la Historia: la condensación escrita de lo que hemos sido y vivido en el pasado, un tesoro presente y una garantía de que el futuro tiene retaguardia de grandeza. Las aspiraciones más nuestras de ayer, de hoy, de los nuestros y de nosotros mismos, se avistan felices al subir los peldaños de estas escalas de versos. Resultan, verso a verso, una larga vía de traviesas por las que se desliza el ave de nuestra tradición universal católica y española universal.

                                 
    13 EL MOLINO


·      En otros tiempos las cosas y la vida rodaban con una lentitud amable, que hoy echamos de menos. Es el caso de la vida de los molineros, el río y la aldea en el siglo XIX que nos pinta un poeta modesto, aunque académico, Antonio Fernández Grilo.
·      Es saludable zambullirse en ese ritmo lento del mundo rural de antaño.
·      La evocación de otros tiempos que suponemos de idílica paz es un guiño que le hacemos al Paraíso perdido. Trae sosiego al espíritu.
·      El molino de Fernández Grillo los clásicos lo pondrían en el “huerto cerradode que hablaban ellos y los poetas latinos en un espacio de oro, “locus áureo”, dirían.


                               EL MOLINO

Sigue el agua su camino,
y, al pasar por la arboleda,
                             mueve impaciente la rueda
del solitario molino.
Cantan alegres
los molineros
llevando el trigo
de los graneros;
trémula el agua,
lenta camina;
rueda la rueda,
brota la harina.
Y allá en el fondo
del casería,
al par del hombre
trabaja en río.
La campesina tarea
cesa con el sol poniente,
y la luna solamente
guarda la paz de la aldea.

           Antonio Fernández Grilo



14 LA ARDILLA

·      Rubén Darío llamó al mejicano Amado Nervo: “Este hombre dulce, de cabeza cristiana”.
·      Lo más acertado antes de hacer propios estos versos de Amado Nervo, sería bueno observar a las ardillas que corren, vuelan y saltan en el bosque en el que tienen su guarida y hasta su árbol preferido.


LA ARDILLA 

La ardilla corre, 
la ardilla vuela, 
la ardilla salta
como locuela.
-Mamá, ¿la ardilla  
no va a la escuela?   
Ven, ardillita,
tengo una jaula  
que es muy bonita.
-No, yo prefiero 
mi tronco de árbol
y mi agujero.
         Amado Nervo
CUR


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíanos tus comentarios