79 Versos 8-10 años


Para que nietos y biznietos
llenen sus 8-10 años de poesía y de versos
que les acompañen toda su vida
y les sean un jardín de primaveras.




VERSOS PARA LOS 8-10 AÑOS


(Seleccionados en seis antologías para los 6-16 años)


MARCO SICOLÓGICO DE LOS 8-10 AÑOS

- De los 8 a los 10 años se amplía el vocabulario que a los diez años puede llegar a 5.400 palabras.
- Se desarrolla la memoria.
- Apasiona el coleccionismo: el niño puede coleccionar versos.


Los mejores poemas de nuestros clásicos son como las obras de arte para la Historia: la condensación escrita de lo que hemos sido y vivido en el pasado, un tesoro presente y una garantía de que el futuro tiene retaguardia de grandeza. Las aspiraciones más nuestras de ayer, de hoy, de los nuestros y de nosotros mismos, se avistan felices al subir los peldaños de estas escalas de versos. Resultan, verso a verso, una larga vía de traviesas por las que se desliza el ave de nuestra tradición universal católica y española universal.




15 NOVIA DEL CAMPO, AMAPOLA




Juan Ramón Jiménez, premio Nobel de Literatura, es el poeta autor de estos hermosos versos. En su primera etapa decía él que le influía la mejor poesía española, la de siempre, la eterna: el Romancero, Góngora, Bécquer...
 
 
  • Este breve poemita de una amapola es digno de las historias que nos cuenta JRJ en su burrito de Moguer. Es como la novia en verso de la prosa limpia y clara de Platero y yo.

                                                        NOVIA DEL CAMPO, AMAPOLA


Novia del campo, amapola,
que estás abierta en el trigo;
amapolita, amapola,
¿te quieres casar conmigo?
 

Te daré toda mi alma, 
tendrás agua y tendrás pan.
Te daré toda mi alma,
toda mi alma de galán.

Tendrás una casa pobre, 
yo te querré como un niño,
tendrás una casa pobre
llena de sol y cariño.
 

Yo te labraré tu campo, 
tú irás por agua a la fuente,
yo te regaré tu campo
con el sudor de mi frente.

Amapola del camino, 
roja como un corazón,
yo te haré cantar al son
de la rueda del molino;
yo te haré cantar, y al son
de la rueda dolorida
te abriré mi corazón,
¡amapola de mi vida¡

Novia del campo, amapola, 
que estás abierta en el trigo;
amapolita, amapola,
     ¿te quieres casar conmigo?

Juan Ramón Jiménez




16 DICE LA FUENTE 17 ARLEQUÍN

La descripción del surtidor es logradísima. Compruébese.
La vida que es vida se parece a este surtidor de Manuel Machado.
Manuel Machado fue poeta con gracia, elegante, vivo, feliz, como su surtidor.
El final, sin concluir. El poeta no dice lo que pasaba cuando volvía la aurora. No hace falta que lo diga.
 
 
 
DICE LA FUENTE
No se callaba la fuente,
no se callaba...

Reía,
saltaba,
charlaba... Y nadie sabía
lo que decía.

Clara, alegre, polifónica,
columnilla salomónica
perforaba
el silencio del Poniente
y, gárrula, se empinaba
para ver el sol muriente.

No se callaba la fuente.
no se callaba...

Como vena
de la noche, su barrena,
plata fría,
encogía
y estiraba...
Subía,
bajaba,
charlaba... Y nadie sabía
lo que decía.

Cuando la aurora volvía...
Manuel Machado


Arlequín es un personaje de la “commedia dell´arte” italiana.
Aquí hace la travesura de desaparecer. Es Arlequín.
 
ARLEQUÍN
En la percha está colgado
el vestido de Arlequín,
que es a cuadros, colorado,
verde, azul, blanco y carmín.
¿Y, Arlequín…? ¡Se ha evaporado!
Manuel Machado

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíanos tus comentarios